«Lo recomiendo a todo el mundo. Puedo moverme, estar sentada, apenas tengo dolor y casi no necesito analgésicos.»

Esta paciente mantiene la mejoría dos años después de empezar su tratamiento con nosotros con tan sólo una sesión de recuerdo al mes. Dos meses después de una operación de espalda empezó a sentir fuertes dolores, debido a que la osteoporosis complicó la recuperación de la operación. Los analgésicos apenas calmaban el dolor y no podía ni moverse libremente ni permanecer sentada en la misma posición. Empezó con sesiones en días alternos y a los dos días ya empezó a reducir analgésicos a la vez que mejoraba su movilidad. Desde entonces sólo hace una sesión al mes.

Escucha su testimonio: