«Me dolía todo el cuerpo y en solo tres sesiones empecé a encontrarme cada vez mejor: con menos dolor y más ágil»

Esta paciente ya solo acude a sesiones de mantenimiento una vez al mes y ha podido dejar los medicamentos para aliviar el dolor.

Escucha su testimonio: