«Desde la segunda sesión todo fue a mejor e incluso dejé de tomar calmantes pero la espalda fue una mejoría increíble. Ya ni noto las hernias»

Esta paciente presentaba mucho dolor en la espalda y en las piernas debido a tres hernias discales, dos pinzamientos, desgaste y síndrome de piernas inquietas. Fue diagnosticada mediante una resonancia y ha podido abandonar totalmente los calmantes desde la segunda sesión.

Escucha su testimonio: