«Es desesperante, no podía ni descansar, y ya en la primera sesión noté una gran mejoría»

Esta paciente sufría el síndrome de piernas inquietas y ahora sólo va a una sesión de mantenimiento, una vez al mes.

Escucha su testimonio: