¿Qué es?

La fibromialgia es un trastorno caracterizado por dolor generalizado que suele ir acompañado de fatiga y problemas de sueño, memoria y estado de ánimo. Las sensaciones de dolor podrían percibirse amplificadas al afectar la enfermedad el modo en que el cerebro procesa las señales de dolor.

Los síntomas pueden empezar después de accidentes, cirugías, infecciones o estrés, o pueden ir acumulándose gradualmente con el tiempo.

¿Sufro fibromialgia?

Algunos de los síntomas comunes que permiten reconocer la enfermedad son el dolor generalizado y constante, el agotamiento profundo desde el despertar y las dificultades de atención y concentración.

El cansancio y la dificultad para concentrarse tienen una fuerte relación con la mala calidad del sueño, que es característica de esta enfermedad, ya que el dolor generalizado es continuo incluídas las noches y eso produce frecuentes despertares e incapacidad para alcanzar fases profundas del sueño.

También se suele relacionar la fibromialgia con el síndrome de piernas inquietas, la apnea del sueño, la migraña y otras dolencias que impiden descansar adecuadamente.

¿Qué hacer si tengo fibromialgia?

Si bien no existe una cura para la fibromialgia, hay diferentes tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas y así mejorar enormemente la calidad de vida de los pacientes. El ejercicio y las medidas para reducir el estrés también pueden ayudar, si bien el primer paso es tratar el dolor y con ello permitir conciliar un sueño de calidad y mejorar la movilidad.

¿Por qué se produce?

A día de hoy se desconocen las causas de esta enfermedad por lo que los tratamientos se centran en reducir el dolor, pero se suele relacionar con factores hereditarios, ciertas enfermedades y traumas físicos o emocionales.

¿Por qué yo?

  • Existen ciertos factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad:
  • Las mujeres son más propensas a padecer fibromialgia que los hombres. Pueden sufrirla hasta un 4% de las mujeres mientras que se estima que afecta sólo a un 0,2% de los varones.
  • Si un familiar ya padece la enfermedad tenemos más probabilidades de desarrollarla.
  • Si sufres artrosis, artritis reumatoide, lupus… eres más propenso a presentar síntomas de fibromialgia.

¿Cómo vivir con fibromialgia?

El cansancio y el dolor continuos hacen muy difícil llevar una vida plena tanto en el ámbito familiar como en el laboral, unidos a la frustración de sufrir una enfermedad que con frecuencia es incomprendida, por lo que es fundamental tratar el dolor y así mejorar los diferentes síntomas y con ello la calidad de vida de los pacientes.