Después de una operación apenas podía moverse; hoy puede moverse y estar sentada sin apenas dolor, y casi sin analgésicos

La mejora puede ser casi inmediata

«Es desesperante, no podía ni descansar, y ya en la primera sesión noté una gran mejoría» Esta paciente sufría el síndrome de piernas inquietas y ahora sólo va a una sesión de mantenimiento, una vez al mes. Escucha su testimonio:   TESTIMONIO...